Diario Chilecito | Una obra de arte de la ingeniería de nuestros ancestros
Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
    • Claro
  • Registrate
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

Viejos canales de riego que toman y distribuyen el agua en Chilecito

Una obra de arte de la ingeniería de nuestros ancestros

Las aguas de las altas cumbres de las Sierras de Famatina ¨almacenadas¨ en sus nieves eternas, lagunas de altura y glaciares de escombros, junto a las lluvias (principalmente de verano) han dado vida al Valle y permitido el desarrollo de Chilecito y de otras áreas de la gran Cuenca Antinaco-Los Colorados. Este vital recurso fluye incansablemente con sus ríos y vertientes y el hombre a través de los años ha sabido captar, conducir y utilizar para riego.
[Entrá a la nota y mirá el VIDEO]

Una obra de arte de la ingeniería de nuestros ancestros



Chilecito posee un antiguo, pero técnicamente envidiable, sistema de riego que se inicia captando el agua del Río Oro en Vallecitos (cerca de la cuesta de Pique) con un azud (o toma parrilla) y de un soberbio canal revestido en roca que a lo largo de kilómetros desafía la gravedad de las empinadas cuestas y sifones que cruzan subterráneamente el lecho del río resistiendo los embates de las crecidas. Por otro lado, dos azudes captaban hasta hace unas décadas el agua de los ríos Agua Negra y El Cajón, que por una red de canales de piedra, túneles, caños y sifones quedaban disponibles para el uso con fines de riego. Como si toda esa magnífica obra artesanal fuera poco, en Santa Florentina, una imponente toma parrilla permitía captar el agua si, por alguna razón, los azudes de Vallecitos, Agua Negra y El Cajón sufrían algún desperfecto. A todo ello deben sumarse, aunque más recientes en el tiempo, una serie de galerías filtrantes denominadas Burro, Tofo y Puesto de Damián localizadas en el lecho del río.

Pero allí no termina todo, la obra continúa con un canal primario que al llegar al ¨Partidor del Parque¨, Frente al Club Defensores de La Plata, se divide en dos brazos para abastecer de agua a los distritos de riego de Chilecito. El canal secundario Norte abastece las fincas de San Lorenzo, San Nicolás, Los Sarmientos, Tilimuqui y Malligasta previo almacenarse en una serie de estanques. Por otro lado, el canal secundario Sur distribuye el agua San Miguel y Anguinán.

En una época donde el agua superficial era gestionada por Agua y Energía y con una pujante agricultura, la red de canales se constituía en parte de la vida de Chilecito donde su población poseía un fuerte vínculo y respeto a tan majestuosa y útil obra.

Sin embargo, el paso de los años y las limitaciones de acceso a inversiones de mantenimiento ha generado el deterioro de parte del sistema de riego (principalmente los azudes o tomas parrillas) dificultando las tareas del Consorcio de Regantes (conformado exclusivamente por productores tradicionales regantes). Este Consorcio de regantes (CONSUAGUA), que luego del cierre de la empresa Estatal Nacional Aguas y Energía en la década del 90 y el traspaso a la Ex Autoridad Provincial del Agua, tiene la dura tarea de administrar el agua junto al acompañamiento del Instituto Provincial del Agua de La Rioja.

Por otro lado, el rápido crecimiento urbano ha respetado parcialmente los espacios y las áreas de tránsito necesarias para la limpieza y mantenimiento del sistema de canales haciendo imposible la tarea en muchos sectores en los que el canal pasó a ser un espacio privado cuando en realidad debería mantenerse como un espacio público de acuerdo al Código de Agua de la Provincia. Por otro lado, la ¨desconexión¨ y desconocimiento de gran parte de la sociedad de la importancia del canal para los productores tradicionales conlleva a un uso desaprensivo de los espacios linderos a estos y frecuentemente son utilizados como vertedero de residuos que, generan obstrucciones, pérdidas de agua y daños en la infraestructura pública, rebalses y daños en construcciones y viviendas particulares.

La situación del acceso al agua de los regantes tradicionales no es sencilla, ellos trabajan fuertemente para producir en sus fincas y además tienen la enorme responsabilidad de captar, distribuir y cobrar el uso de este recurso. Además, deben solucionar inconvenientes y recibir reclamos no generados por el sistema de riego en sí mismo, sino por una serie de acciones descuidadas que conllevan a colmatarlo y a producir rebalses, como el ingreso de sedimentos por obras que no respetan pendientes o acumulaciones repentinas de residuos.

Las obras de azudes, canales y sifones de roca de Chilecito y otras áreas de riego de la provincia son maravillas técnicas y obras artesanales que culturalmente debemos valorizar y conjuntamente cuidar.

Seguramente muchos de quienes se han tomado el tiempo de leer esta nota podrán recordar hechos lamentables que han ocurrido en los canales de riego en Chilecito por lo cual indudablemente hay mucho por mejorar de manera mancomunada. Quizás una manera sea conocerlos, comprender su importancia económica, histórica y cultural y desarrollar acciones responsables como ciudadanos.

Probablemente respetar los espacios de tránsito para su limpieza y mantenimiento, no tirar residuos y analizar las implicancias presentes y a futuras de construcciones en sus inmediaciones y tomar los recaudos para evitar daños sea una forma de contribuir a su adecuado funcionamiento y a la continuidad de los esforzados productores tradicionales. Ojalá que tengamos todos los ciudadanos, más allá de nuestros roles, dicha capacidad y empatía.

Dr. Lic. Roberto Esteban Miguel
Investigador INTA EEA Chilecito

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Nicolás Rearte (FM Comarca 94.5 MHz.) el Thursday 01 de March de 2018 a las 18:35 Hs.
Copyright 1998-2018 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)