Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
  • Grupo Email multimedio
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

Correo del lector. Por Leopoldo Badoul

Un par de reflexiones acerca de la gestión pública en turismo

Desde hace varios años asistimos a diversos intentos de desarrollo turístico, para una provincia/departamento, que gozan del prestigio de ser “potencialmente turísticas”. El caso es que en algunas ocasiones se logró dotar de la sinergia necesaria a la mancomunión entre sector público y sector privado, demostrándose que ese era el camino para lograr el posicionamiento tan necesario.

Sin lugar a dudas, las políticas estatales pueden contribuir de forma preponderante a la hora de jerarquizar y visibilizar la actividad. Sucede que habitualmente, las necesidades políticas y proselitistas de los gobiernos suelen ser más coyunturales; mientras que la actividad turística, depende de una planificación integral, donde el mediano y largo plazo son fundamentales.

De esta manera, una gestión turística pública puede optar por dos caminos:

• Pasar desapercibida, tener algunas acciones demagógicas y apuntar al cortoplacismo, con la expectativa que la inercia dote al sector de cierta movilidad. Habitualmente, son gestiones de funcionarios sectarios, que benefician a un grupo de amigos. De esta manera, podrán mostrar logros mezquinos y superficiales asociados a una palabra simpática a los ciudadanos como es el turismo.

• Generar una política agresiva, inclusiva y abarcativa, donde el éxito de la misma sea el factor de mejora de imagen pública, generando así, prosperidad genuina en los niveles de ingreso y empleo de las comunidades, que además, serán sostenibles en el tiempo. A la hora de la capitalización electoral del/los funcionarios que logren este cometido, tendrá no solamente la mejora de imagen, sino también el apoyo de un sector cada vez más visible y participativo.

Estamos en un momento bisagra, no lo digo por generar temores apocalípticos. Seamos realistas, la política tiene herramientas mucho más efectivas que nuestra actividad para sustentarse. Pero también sabemos que los ciudadanos estamos cada vez más susceptibles a la demagogia y cada vez más estrictos a la hora de una valoración de cargos electivos. Solo hace falta leer los resultados electorales.

El sector turístico privado de La Rioja, también adolece de ciertos enquistamientos nefastos que han usufructuado influencias públicas para beneficios personales, evitando el crecimiento óptimo y equilibrado que se obtendría con una política óptima de turismo.

Este sintético panorama descrito, ha sido simplemente de modo enunciativo, sin ánimo de asumir posturas soberbias, ni juzgar a nadie en particular, sino una introducción a una visión personal de la actividad.

Necesitamos una propuesta superadora real (no declamativa), donde el sector deje de funcionar como un grupo de trabajo y se convierta en un equipo de trabajo, con una articulación sólida entre todos los actores del turismo y también, los distintos organismos que pueden ser vitales para su crecimiento, en una convivencia retroalimentativa, creando círculos virtuosos.

Los funcionarios deben sentar bases mediante una planificación integral, con consensos, con conocimiento de las necesidades reales y con una gestión protagonista para una ofensiva concreta y un posicionamiento potente del sector.

De esta manera, los actores públicos de turismo pueden propender a la unión del sector generando el protagonismo de la actividad y desarrollando en pocos años un crecimiento importante e impensable del famoso “potencial” que siempre estuvo en viabilidad, pero nunca en realidad.


Leopoldo Badoul

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Gabriel Aguirre (Diario Chilecito) el Monday 02 de December de 2019 a las 12:49 Hs.
Copyright 1998-2019 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)