Títulos Tapas Contacto Login  

Correo del Lector. Por Iñaki Ceberio de León, doctor en Filosofía

Día Mundial de la Filosofía o de vuelta a la Caverna de Platón

Todos los años desde el 2002, se celebra el tercer jueves de noviembre el Día Mundial de la Filosofía con la finalidad de concientizar la importancia de la Filosofía en nuestra sociedad. Sin embargo, este año, las Naciones Unidas han decido proponer el tema “la importancia de la Filosofía en diferentes contextos regionales”.

Sin duda alguna, las personas que han decidido este gran tema de reflexión se encuentra en la verdadera caverna de Platón, atados a las cadenas de la burocracia y cegados ante las sombras de su propia ignorancia ante la realidad que vivimos.

Muchas veces se critica a la Filosofía, sobre todo a la académica, que sus reflexiones versan sobre asuntos ajenos a los problemas reales de la sociedad. Y con el tema de reflexión que este año Naciones Unidas invitan a toda la comunidad filosófica, creo que hay mucha razón en ello. ¿Cómo es posible que ante un problema global en el que ya han fallecido más de un millón de personas, a Naciones Unidas no se le ha ocurrido proponer el tema de la pandemia? Máxime cuando gran parte de la comunidad filosófica no ha parado de reflexionar, de publicar y de realizar videoconferencias en torno a este problema global.

Al mes de la cuarentena en Europa, ya había un libro que reunía las principales aportaciones de filósofos en torno a la pandemia: Sopa de Wuhan. Y al año de iniciarse la pandemia ya hay cientos de artículos que tienen como objeto de reflexión la pandemia.

Sin embargo, el tema de reflexión en torno a la importancia de la filosofía en los contextos regionales suena a una reflexión absolutamente insípida y absolutamente descontextualizado de la realidad qua a todos nos está tocando vivir. Y lo que es peor aún, a una incertidumbre sobre cómo será el mundo postpandemia.

Esta desconexión con la realidad nos lleva a pensar el rol que estos organismos internacionales juegan realmente.

Desde un punto de vista económico tanto el FMI como el Banco Mundial son un absoluto fracaso ya que la brecha entre los muy ricos y el resto de la población sigue creciendo de manera obscena. Desde un punto de vista sanitario, la OMS ha perdido su credibilidad ante la ambigüedad y lentitud en el tratamiento de la pandemia. Cosa que no es reciente, pues críticas similares se hicieron en la crisis del Ébola en el 2014. Y así podríamos seguir por las demás instituciones que dependen de las Naciones Unidas.

El filósofo Kant soñaba en su libro La paz perpetua con una república federal mundial con el fin de eliminar todas las guerras. Las Naciones Unidas siguen ese sueño kantiano y justamente surgió después de la Segunda Guerra Mundial. No obstante, aún estamos muy lejos del sueño kantiano y seguimos encerrados en la Caverna de Platón, abarrotados de “burrocracias” sin sentido alguno y discursos políticos cada vez más absurdos y populistas. Lejos estamos de una República mundial si la brecha entre ricos y pobres se incrementa, de la misma manera que se incrementa la diferencia entre el Primer Mundo y el resto.

Si la Filosofía tiene un rol en la sociedad de hoy, es precisamente reflexionar por los problemas que asolan a nuestras sociedades tanto en contexto regional como también en el contexto global. La pandemia nos está enseñando que todos estamos conectados, para bien y para mal; lo local afecta lo global y viceversa; y si no reflexionamos sobre los problemas que realmente nos conciernen, ¿sobre qué vamos a reflexionar?


Iñaki Ceberio de León, doctor en Filosofía

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Natalia Petric (Diario Chilecito) el Thursday 19 de November de 2020 a las 14:57 Hs.
Copyright 1998-2020 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)